Comprender al otro es central para las relaciones humanas y a la vez tan poco aplicado en el entorno laboral. Pocas veces se nos pide o pedimos ver una situación o actitud desde la perspectiva del otro, orillándonos así a tomar decisiones que muchas veces pueden perjudicar a las personas.